dissabte, 23 de juny de 2012

Rexi a La Font de Can Moreu



Rexi, ¡gran amigo! Un ser único e irrepetible, amable, cariñoso, leal, fiel, silencioso. No hablábamos el mismo idioma, no hacía falta. Cuando quieres entenderte con alguien, no es necesario compartir el lenguaje, basta con las miradas, los sentimientos, las intuiciones, los olores, los susurros, los movimientos, casi imperceptibles...
Te recuerdo sentado o tumbado en tu rincón, mirando a ver quién entraba en tu tienda, tu hogar, tu casa. Saliendo a saludar, sin importar el tiempo que hubiera transcurrido desde la última vez que nos hubiéramos visto. Nos recordabas. Bastaba el sonido de una voz, una mirada lejana, una sonrisa esbozada, un gesto con la cabeza dirigida en tu dirección. Entonces te levantabas, movías contento tu cola, y salías a nuestro encuentro rezongando entre nuestras piernas, como si los meses transcurridos tan solo hubieran sido unas horas, como si hubiera sido ayer mismo la última vez que nos hubiéramos visto, como si para ninguno de los dos hubiera transcurrido tiempo alguno.
Rexi se ha ido y ha provocado un gran vacío en dos grandes amigos nuestros, que le querían, le mimaban, lo amaban como a su hijo. Y es que a un hijo se le da todo, hasta entrecots en los restaurantes, a pesar de la desaprobadora mirada de algunos justicieros que critican el hambre en el mundo, "¿será posible darle de comer un entrecot a un perro?" se miraban escandalizados. ¿Acaso yo le miro a Ud. señor con reproche por tomarse esa copa que podría comprar agua durante una semana para un poblado entero nepalí? ¿Verdad que no? Pues ande cállese por favor y deje entonces que mi amigo alimente a su querido perro, a su fiel compañero, a su hijo como le venga en gana y no juzgue por favor, que ya tenemos bastante con la iglesia, los políticos, los rescates y los cínicos como Ud.
Rexi se ha ido y no he podido despedirme de él, aguantó sus últimos días como un valiente, sufriendo pero digno hasta el último momento, como fue él, un perro fiel, solidario, cariñoso, honesto.

Adeu company, mi querido pastor alemán nacionalizado catalán y amigo de un vasco que te quiere siempre.

Abrazos y ánimos amigos desde tierras lleidetanas. Os estimem!

Publicat per Iñaki Barettini

http://inakibarettini.blogspot.com.es/2012/06/rexi.html

Des d'on ens veuen.

El racó del Te